Entradas con la etiqueta ‘estudiantes’

Consejos para el alquiler si eres estudiante (II)

Martes, 17 de noviembre de 2015

Hace unos meses os dimos unas pequeñas guías para poder alquilar un piso en la capital sin tener por ello excesivos problemas. Os hablamos de zonas, vecinos, calidades y compañeros de piso, pero… ¿Qué pasa con el casero y sus exigencias? ¿Y con vuestros derechos?

Para responder a estas preguntas y evitar problemas innecesarios que suelen surgir a causa del desconocimiento y la falta de información, continuamos con nuestra lista de recomendaciones y consejos. Antes de nada, recordaremos que, si eres estudiante y vas a alquilar una vivienda o una habitación en cualquier lugar de nuestro país, existen unos aspectos que debes tener en cuenta:

Project365/Day 010

Autor: Srgpicker

  • En primer lugar, como arrendatario, tienes unos derechos que ahora repasaremos y que te protegen y que sólo podrás defender si has firmado un contrato de arrendamiento que, por otro lado, reconocerá también tus obligaciones.
  • Por otro lado, recuerda: si alquilas una vivienda con otras personas, deberá formalizarse entre vosotros, inquilinos, y el arrendador, un único contrato de arrendamiento temporal. La Jurisprudencia actual viene considerando la presunción de solidaridad, aunque esto no se incluya de manera expresa en el contrato. ¿Qué significa esto? Que si uno de los inquilinos no paga la parte que le corresponde, el arrendador tendrá derecho a exigir al resto de arrendatarios la parte del que no paga.
  • Si, sin embargo, alquilas una habitación con derecho a zonas comunes, deberá formalizarse un contrato de arrendamiento independiente al del resto de ocupantes de la vivienda y cuyos derechos y obligaciones te vinculan únicamente con el arrendador.

 

En el contrato que firmes, deben aparecer:

  • datos identificativos de ambas partes
  • dirección a efectos de notificaciones
  • dirección y descripción del objeto de contrato
  • los suministros y pagos asimilados que serán repercutidos en la parte arrendataria (comunidad, basuras, etc.)
  • precio de la renta
  • plazo de duración del contrato y el carácter temporal del mismo
  • si la vivienda está amueblada, es aconsejable que se incluya un anexo, firmado por las partes, en el que aparezcan detallados los muebles y enseres de la vivienda

Además, es probable que el arrendador incluya una cláusula con alguna normal de convivencia en relación al uso de las zonas comunes y que demande, también, el pago de una fianza de conformidad con la ley vigente, así como que los padres o tutores respondan en calidad de avalistas solidarios.

Cláusulas habituales pero ilegales:

A veces, los arrendadores de viviendas y habitaciones incluyen en los contratos algunas cláusulas que, si bien son habituales, no son legales, al menos con la normativa en la mano.

  1. Una de estas demandas o exigencias del arrendador será, en muchas ocasiones, una permanencia de un año en la vivienda. La reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) establece desde su entrada en vigor en el año 2013, que el arrendatario tiene derecho a dar por terminado el contrato una vez transcurridos los seis primeros meses posteriores a la firma del documento. La penalización por este cese se establece en la misma ley, pero debe ser especificado de manera expresa en el contrato, pues de la manera contraria, el arrendador no tendrá derecho a ninguna indemnización.
  2. Otra de las cláusulas habituales es la que trata de impedir que el inquilino prorrogue el contrato de alquiler. La Ley de Arrendamientos Urbanos señala que “la duración del arrendamiento será libremente pactada por las partes. Si esta fuera inferior a los tres años, llegado el día del vencimiento del contrato, este se prorrogará obligatoriamente por plazos anuales hasta que el arrendamiento alcance la duración mínima de tres años, salvo que el arrendatario manifiesta al arrendador, con treinta días de antelación como mínimo a la fecha de terminación del contrato o de cualquiera de sus prórrogas, su voluntad de no renovarlo”. Es decir, la prórroga es obligatoria para el arrendador y voluntaria para el arrendatario. ** Existe una excepción a esta norma de la prórroga obligatoria: si, una vez finalizado el primer año de alquiler, el arrendador comunicara al arrendatario que tiene necesidad de la vivienda.
  3. Finalmente, otra de las cláusulas ilegales habituales es la que permite al arrendador acceder a la vivienda en el momento en el que se desee para realizar, por ejemplo, una revisión del estado en el que se encuentra la vivienda. Esto es ilegal y viene legislado por el artículo 18 de la Constitución Española, que reconoce la inviolabilidad del domicilio. Este mismo artículo establece que el arrendador solo podrá acceder a la vivienda con permiso del arrendatario o con una orden judicial. (art. 18.2 CE “El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito”).

La OCU, una de las primeras organizaciones de consumidores de España, ha creado un modelo de contrato de arrendamiento de vivienda que pone a disposición de inquilinos y arrendadores y que protege los intereses y derechos de ambas partes. Puedes acceder al documento aquí.